web-IMG_1898

Monumento Público y ciudad. Mejor no tener memoria

Las presentaciones del Dr. Alfredo Morales en el Museo del Canal Interoceánico de Panamá los días 7 y 8 de marzo de 2016 estuvieron llenas de motivación y profundo conocimiento acerca del tema patrimonial y donde es un gran conocedor;  no sólo brilló el experto por el manejo perfecto del material expuesto, sino el lenguaje  coloquial empleado,  -llano, abierto y un tanto desenfadado- con que atinadamente explicaba los temas.

El Dr. Alfredo Morales como un auténtico experto contagió al público con el sensitivo tema patrimonial, e ilustró con claros ejemplos, -producto de las múltiples vivencias cotidianas no sólo en España, sino también en diversos sitios del mundo-  a  diferentes situaciones que comúnmente ocurren en nuestras regiones.

web-IMG_1881El Dr. Morales, -renombrado catedrático de la Universidad de Sevilla- hizo en efecto, puntuales señalamientos en cuanto al manejo de políticas sumamente erradas en cuanto a la ubicación de monumentos públicos, situación que resulta bastante común en la actualidad. Los parques, esculturas y monumentos públicos erigidos a través de las épocas en nuestras ciudades y pueblos con objetivo de resaltar las glorias patrias y convertirlos en referencias de identidad, han variado su presencia, ahora encontrándose los mismos hasta mal ubicados y apareciendo como notas discordantes dentro del panorama urbano.

El viejo objetivo del monumento de perpetuar glorias pasadas y para enaltecer a nuestros hombres y mujeres célebres, varió sensiblemente y más que llenar un espacio público determinado con sus valores plásticos, deben de revitalizar a los trazados urbanos, pero sin vulgarizarlos.

Para el día de cierre, el Dr. Morales desarrolló la temática: Patrimonio y turismo. Del monumento al parque temático con reflexiones importantes en torno al valor de los objetos nacionales, haciendo la salvedad “que no son propiedad personal, sino propiedad de todos”.  El recuento conllevó también un viaje a los tiempos modernos cuando surgieron las primeras “guías de viajes” y aquellos grandes “tours” para favorecer a las élites en el  descubrimiento a diferentes sitios considerados cuna de la humanidad.

Al transcurrir de las épocas, los viajantes (por Europa) cambiaron también de objetivos, realizando los viajes para complementar inquietudes educativas y culturales de la sociedad.

La aparición de sistemas de transporte más innovadores y vanguardistas: el ferrocarril y los barcos a vapor influyeron positivamente para acrecentar aquel interés por recorrer grandes distancias y explorar nuevos horizontes; ahora con estas tecnologías se enlazan numerosas personas en diferentes países para disfrutar con sumo placer distintos sitios históricos sin mayores contratiempos.

web-IMG_1888En los siglos XX y XXI a un altísimo número de personas las encontramos visitando diferentes sitios históricos y patrimoniales del mundo, causando un deterioro físico -casi paulatino e irreversible- a monumentos y ciudades históricas, toda vez que los ansiosos visitantes irrumpen en aquellos sitios sin control efectivo como si fuese en un día de feria; es tiempo del mercantilismo galopante donde también se promueve la venta de diferentes objetos (replicas) fabricados para contemplarlos como recuerdo del viaje.

Para cerrar el seminario el Dr. Morales, no pasó por alto dos temas de significativa actualidad: la transformación -casi escenográfica- de ciertos centros históricos, considerando el gesto como un acto de desagravio y completa discordancia con las verdaderas funciones y objetivos de dichos inmuebles patrimoniales; y finalizó, con un breve recuento acerca de la presencia en varias ciudades del mundo de diferentes parques temáticos con un supuesto “carácter histórico” y complemento de centros hoteleros donde se elaboraron a diferentes “falsos históricos” sencillamente  para atraer a más insaciables viajeros.

Las publicaciones y conferencias en congresos internacionales, asesorías personales a UNESCO por parte del Dr. Alfredo Morales están cargadas de profundos conocimientos en cuanto a temas patrimoniales, constituyéndose las exposiciones como la del Museo del Canal Interoceánico en un faro de luz para aquellas instituciones y particulares interesados en intentar la toma decisiones más atinadas y acertadas en cuanto al tema del trabajo patrimonial.