luisvera-7558

“Al ver Titanic me enamoré del sonido del violín”

Juan Ignacio López, Violinista de la OSIC
“Al ver Titanic me enamoré
del sonido del violín”

Juan Ignacio López García, joven integrante de la fila de primeros violines de la Orquesta Sinfónica del Congreso Nacional (OSIC) tendrá a su cargo la ejecución del solo de violín en el Segundo Concierto Oficial Internacional 2016, a las 20:30, este jueves en el Teatro Municipal, con acceso libre y gratuito. En la misma ocasión, el director de la Orquesta recibirá el título de Embajador Turístico, otorgado por la Secretaría Nacional de Turismo.

Texto: Mónica Laneri
Fotos: Esteban Cabral y Luis Vera

_K0A8665

Tenía once años cuando un domingo -un día antes de las inscripciones en el conservatorio- pasaron la película Titanic por televisión. En aquel entonces y siendo todavía un niño, Juan Ignacio López García intuyó que el bello y triste sonido del violín, al momento del hundimiento del gran barco, lo marcaría por el resto de su vida. Son esos rumbos en los que, muchas veces, tanto el azar como el destino se confunden. En su familia eran todos deportistas y Juan Ignacio llegaría al mundo de la música gracias a que su madre había conseguido trabajo en el Conservatorio Nacional de Música, en donde el director Florentín Giménez la había instado a matricular a sus hijos. Siendo los hermanos aún muy pequeños, el único que tenía la edad necesaria para cursar era Juan Ignacio. Su madre deseaba inscribirlo en teclado. “Yo conocía el violín, había visto en películas pero a la hora de elegir un instrumento sabiendo que estudiaría en un conservatorio tenía esa duda sobre elegir teclado o violín”, señala Juan Ignacio. Fue entonces cuando aquella frase del violinista principal del cuarteto del Titanic -desde la pantalla del televisor- le iluminó aquel día: “Caballeros, ha sido un honor tocar con ustedes esta noche”, para luego arrancar el sonido que definiría su vida y verlo tocar hasta el final.

_K0A8664

“Necesitamos violinistas”

Aquel domingo, Juan Ignacio y su madre discutieron sobre la elección. Ella seguía convencida de que su hijo debería aprender órgano. Al día siguiente, lo consultó con el maestro Florentín Giménez, quien sentenció: -“Tu hijo es más inteligente que vos, que estudie violín. Necesitamos violinistas”-. En aquel entonces no abundaban los violinistas, razón por la cual Juan Ignacio pudo ingresar a la Orquesta Sinfónica Nacional a los trece, a pocos años de haber comenzado sus estudios. “Yo no tenía un interés serio en la música pero había visto la película Titanic, cuando se hunde el barco y desde ahí me gustó el violín”, recalca. “En ese momento no había muchos violinistas en el país, ahora hay muchísimos, cuando eso faltaban. Incluso entré a los trece años a tocar con la orquesta de la Sinfónica Nacional”, recuerda. El maestro Florentín Giménez también está presente en esos recuerdos: “Me dio su concierto para violín, lo tengo escrito y autografiado. Fui a su casa varias veces y siempre estuve en contacto con él”, agrega.

“Ahora tengo 25 años y en la OSIC estoy desde que se creó en 2012, soy músico fundador”, comenta con orgullo. “Me gradué en el Conservatorio Nacional como Profesor Superior de Violín, estoy enseñando y terminando la licenciatura. Curso materias por internet y tengo que ir a rendir a la Universidad Nacional de Artes de Buenos Aires. Me faltan cinco materias teóricas y algunas las convalidé”, relata en un rápido repaso de su vida actual.

IMG_9184

“El músico nunca está conforme; busca la excelencia”

Su más cercano desafío consiste en la interpretación del solo correspondiente a la Fantasía de “Carmen”, para violín y orquesta de Franz Waxman (1906-1967), en la primera parte del Segundo Concierto Oficial Internacional 2016 de la Orquesta Sinfónica del Congreso de la Nación, este jueves, a las 20:30, en el Teatro Municipal de Asunción “Ignacio A. Pane” (Presidente Franco y Alberdi), con acceso libre y gratuito.

La participación corresponde a un segmento que fue bautizado con el nombre de Los Virtuosos de la Orquesta y en este caso, Juan Ignacio López, de la fila de primeros violines de la OSIC, se retará con una obra virtuosística sobre los temas más famosos de la ópera. El maestro Diego Sánchez Haase, director titular de la OSIC, explicó que a pesar de la brevedad de la obra (diez minutos), interpretarla requiere de una gran exigencia a nivel musical. “La obra que voy a interpretar es una obra muy virtuosa y que se pide en casi todos los concursos internacionales de violín. Ya la había tocado, pero igual cada vez es como si fuera la primera. El músico nunca está conforme porque siempre busca la excelencia”, nos comenta. A eso le agrega el hecho de que estará vez tocará con “su orquesta”.

“Dejé la Sinfónica Nacional para venir aquí porque prácticamente crecí trabajando con Diego (Sánchez Haase). Siempre me gustó su manera de trabajar; musicalmente siempre le iba a elegir a él. De Diego me gusta la exigencia, la disciplina y en cada ensayo, él ya tiene una idea clara de lo que quiere. Eso facilita y es realmente la labor de un director”, enfatiza.

Sobre las vueltas de la vida, Juan Ignacio reflexiona: “En mi familia eran deportistas y yo era como el más perdido entre todos pero, una vez que estuve en la orquesta, sentí que la música era mi vocación. Después comencé a enseñar, todo mi ambiente eran la Orquesta y el Conservatorio, luego ya no salí de eso”. La visión acerca de la música como profesión aún no es comprendida del todo. “Muchos piensan que la música solo debe ser una manera de diversión, pero la verdad es que si uno se dedica profesionalmente requiere de mucho sacrificio para ganarse un lugar, en un mercado que se volvió muy competitivo y que ofrece no demasiados espacios pero que también puede dar la posibilidad de vivir de ella”, acota. El oficio de músico requiere de varias horas de práctica al día; tarea que Juan Ignacio realiza entre la orquesta y su labor docente. A estas alturas, por las aulas de Juan Ignacio López, en el Conservatorio, ya pasaron personas de todas las edades.  “Como docente trato de estar actualizado, porque la técnica del violín se sigue desarrollando día a día, entonces trato de darles eso a los alumnos, que ellos ya en principio tengan lo que yo no tuve”.

luisvera-7558_K0A8664

Sobre el programa del concierto

El Centro Cultural de la República El Cabildo presenta el Segundo Concierto del Ciclo Oficial Internacional 2016 de la Orquesta Sinfónica del Congreso de la Nación (OSIC), que bajo la dirección de Diego Sánchez Haase,  ofrece en la primera parte del concierto: Obertura “Leonora N. 3”, Op. 72 de la autoría de  Ludwig van Beethoven. También, se escuchará  Fantasía de “Carmen”, para violín y orquesta de Franz Waxman (1906-1967), con el solo de Juan Ignacio López.

En la segunda parte de la noche,  se escuchará Sinfonía n. 6, en fa mayor, Op. 68 “Pastoral” de Ludwig van Beethoven: Allegro ma non troppo (“Despertar de alegres sentimientos a la llegada al campo”), Andante molto mosso (“Escena junto al arroyo”), Allegro (“Alegre reunión de campesinos”), Allegro (“Tormenta”) y Allegretto  (“Canto de los pastores. Alegría y sentimientos de agradecimiento después de la tormenta”).