Museo Nacional de Arte de México

El museo al borde de la línea

¿Dijo alguien que ir al museo es aburrido? Tal vez es que no conocen al Museo Nacional de Arte de México (MUNAL para los amigos). Su trabajo como una de las principales instituciones culturales de México cruza fronteras y, gracias a las redes sociales, han conquistado la órbita digital. Su ingenio en redes es su pasaporte. 

En su cuenta de Twitter ya han alcanzado la escandalosa cifra de 568 mil seguidores. La clave, aseguran, es “ser irreverentes”. Imagen, vídeo, humor y emoticonos para dar a conocer lo que ocurre dentro del museo porque, más allá de su ciudad, todos quieren saber cuál será el siguiente post del MUNAL.

No se quedan atrás en Facebook en cuestión de comunicación digital,  ya que la madre de todas redes sociales les vincula con usuarios de todo el mundo más allá de los 140 caracteres. Admiten que han aprendido a optimizar sus recursos al máximo y convertir sus limitaciones en fortalezas para creer, donde las RRSS son un canal para frenar las barreras de la concepción del arte en México.

Y si aún no has podido poner los pies físicamente en su sede, Instagram te permite recorrer los pasillos del MUNAL aunque te separe el Atlántico, porque su arquitectura es otra de las bellezas del museo que cae rendida ante los Likes y los filtros de los instagramers.

Bajo el título ‘El museo al borde de la línea’, Aarón Polo, subdirector de Comunicación del MUNAL, y Alejandro Gómez Escorcia, jefe de Estrategias Web del museo, explican todo el trabajo que hay tras su éxito durante su charla en el curso ‘Americanosfera. Gestión cultural sin fronteras gracias a la colaboración digital’, que tuvo lugar el 20 de julio de 2016 en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.