kamba'i 2

El punteo y el rasgueo encarnados en los mágicos dedos de “Kamba’i”  

En ocasión del primer Guitarratón, este año en homenaje al maestro Efrén “Kamba’i” Echeverría, en el Teatro del Hotel Guaraní Esplendor de Asunción, recordamos la entrevista realizada cuando nuestro “tesoro vivo de la humanidad” cumplió 83 años, en marzo de 2015.  

Don Efrén en su vivienda de Luque.
Don Efrén en su vivienda de Luque.

 Cumplió 83 años de vida. De ellos, mucho tiempo le robaron los rasgueos y punteos de su guitarra, que de pequeño aprendió a tocar de una manera peculiar que con los años lo haría famoso. De Curuguaty se trasladó a Asunción, en 1960, con la intención de que le pagaran los trabajos realizados en un obraje de su valle natal. Eso no ocurrió, pero con ayuda de amigos y de su guitarra, finalmente, Efrén se fue radicando en la capital paraguaya. Sobrevivir de la música, no obstante, se le hizo difícil; así que se empleó en otras tareas hasta que la edad y la enfermedad lo obligaron a quedarse en casa. A pesar de eso, el testimonio de su arte y talento, recorre nuestro país y también el mundo, mérito por el cual fue nombrado Maestro del Arte por el Centro Cultural de la República El Cabildo en el año 2007; en tanto que fue declarado “Tesoro Humano Vivo” por la Comisión Nacional Paraguaya de Cooperación con la Unesco.

Si bien nunca la tuvo fácil, pelear la vida, a los 83 años, resulta tanto más difícil. Este cumpleaños, lo encontró en una situación complicada debido a la fuerte lluvia que causó daños tanto a la calle de su casa, ubicada en la Primera Compañía de Luque, como a la muralla, a la que rebasó el agua, ingresando hasta la misma vivienda del músico. Con ayuda de amigos, la calle como la muralla están siendo reparadas, pero Don Efrén sufrió también el perjuicio de no poder recibir las visitas de sus alumnos de guitarra; que junto con su pensión, forman parte importante del presupuesto familiar. Eso es lo que más lamentó, su esposa Magdalena Cantero de Echeverría, también conocida como “ña Rubia”. “Estamos pasando momentos difíciles porque no vienen más alumnos, y esa es nuestra entrada. Tuvimos problemas con la lluvia, ¿no viste la calle cómo está? Acá se llevó todo el empedrado, pasó el agua sobre la muralla, entró todo a la casa, todo, muy mal pasamos”, comentó.

Nuestro “tesoro vivo de la humanidad” deleitando al público rockero en el local “Absoluto Rock”

Un presente difícil
“Es la primera vez que nos sobrepasó el agua y por eso es que ahora nos están levantando la muralla los amigos. Mirá lo alto que está mi casa pero igual nomas entró el agua. Muy grande llovió y dicen que va a venir otra lluvia más grande”, afirmó preocupada.

“Nosotros íbamos a mudarnos ya, pero después no me llamó más la señora, de esos que hacen ayuda social. Ella nos había llamado y dijo que nos iba a llevar hacia Itauguá”, relató, “pero después no llamó más, no sé qué pasó”.

Don Efrén y doña Rubia viven en compañía de la familia de una de sus dos hijas: “Porque nosotros los dos estamos enfermos. Yo tengo osteoporosis y…74 años”.  La mención de su edad y la de su esposo la remontó a los 48 años que llevan de casados. “El 6 de octubre es nuestro aniversario y algo tenemos que hacer, ¿verdad?”, señaló con una sonrisa mientras se dejaba llevar por el relato de su historia de amor con uno de los tesoros vivientes de nuestro país. “Yo no sé cómo llegué a quererle, porque yo era muy coqueta. Yo tenía 27 años floridos y era de Asunción. Él vino de la campaña. No sé si era soldado o policía, no sabía porque su ropa era distinta. Nos conocimos en casa de amigos y no sé qué me habrá dicho porque yo nunca tuve novio”, rememoró.

Don Efrén y doña Rubia; medio siglo de amor
Don Efrén y doña Rubia; medio siglo de amor…

Un amor en español y guaraní
En ese punto, doña Rubia recordó que se crió con unas españolas que le enseñaron el arte de arreglarse con coquetería y buen gusto. “Yo me crié con españolas y las españolas son muy coquetas, se saben arreglar. Ellas luego me vestían como ellas querían. Él hablaba guaraní y yo castellano. ¿Cómo nos entendíamos? El amor”, suspiró, mientras don Efrén acotaba bajito y con humor que “el amor es ciego”.

Pero doña Rubia no permitió que las picardías de su marido la distrajeran de sus recuerdos: “Tuvimos dos nenas. Tuve una a los 33 años y otra a los 42. Yo no tuve luego muchos hijos porque éste era “cabezudito”, músico ipórte pe. Al músico tenés que saber manejarle. Por ejemplo, el salía, y venía a los tres días mba’e. Y yo con mucho cariño le recibía, pero que espere nomás la hora del mate, y a esa hora le decía nomás cosas yo, para que le duela luego, ¿entendés? No pelear, le decía bien nomás”, aclaró, “que no tiene que ser así, y qué se yo. Mi papá me enseñaba. Y entonces se callaba él. Después se vestía y se iba en su trabajo. Eso yo hacía para que se vaya a pensar lo que hizo, ¿entendés?”.

La mayor de las hijas salió rubia como la mamá, y la menor es morena como el papá. “En una revista él dijo que yo tenía lindo cuerpo. Lo que sí es que yo a los ocho días ya me fui con él, ¿qué te parece? Pya’e pya’e. Catorce años estuvimos en concubinato. Hay que conocerse, cada uno con nuestro carácter. Pero yo soy muy buena. Me criaron muy bien. Me educaron muy bien las españolas, yo les agradezco muchísimo”, afirmó. “Cuando se fueron a España me entregaron a una señora y después seguí trabajando. También estudié, soy profesional de la cocina, ahora no hago más nada porque perdí un brazo y estoy enferma”, reiteró.

Enseñar para vivir
La principal preocupación de doña Rubia, en este nuevo cumpleaños de su esposo, continúa siendo la lluvia: “Nosotros no tenemos vehículo pero no podemos luego tener por el agua. Si acá ves cuando llueve, no vas a creer”, repetía. “Don Efrén da clases, tiene alumnos, como seis por ahí, pero ahora no vienen más, por el estado del camino. Todos son de familia de plata, vamos a decir, y vienen con coche”, resaltó.

El equipo del Cabildo junto con el mago de la guitarra
El equipo del Cabildo junto con el mago de la guitarra.

Nos comprometimos a difundir los números telefónicos para que los interesados pudieran acercarse hasta la vivienda ubicada en la Primera Compañía de Luque (Gral. Caballero y Tte Gini) para aprender un poco del talento del legendario Kamba’i Echeverría (teléfonos 640 743 y 0981601028), un autodidacta que supo redescubrir la guitarra desde su propia visión.

Del clásico al rock, maratón reúne a emblemáticos guitarristas
El Guitarratón en su primera edición rinde un homenaje al maestro Efrén “Kamba’i” Echeverría y reunirá a los grandes de la guitarra paraguaya e invitados especiales en el Teatro del Hotel Guaraní Esplendor (Oliva e Independencia Nacional), los días 1, 2 y 3 de septiembre. Los conciertos tendrán lugar a partir de las 20:30 y se extenderán durante dos horas. Referentes de la guitarra paraguaya presentarán sus estilos, que incluyen a la música popular, la polca, el requinto, el clásico, el jazz, el blues, el rock nacional, la fusión y el pop.  El maestro Echeverría participará del evento si su estado de salud se lo permite.

_MG_9345
Reunión de prensa para anunciar el Guitarratón . Palabras de Margarita Morselli, directora general del CCR Cabildo

Guitarras y requintos con arreglos orquestales del maestro Remigio Pereira, serán acompañados por la Orquesta Sinfónica  del Congreso Nacional, bajo la dirección del maestro Diego Sánchez Haase. Guitarras clásicas a cargo de Favio Rodríguez y Mbaraca Trío, representantes del rock y el blues, como Willy Chávez, Rolando Chaparro, Gustavo Sánchez Haase, Gabriel Lema y Gabriel Colmán; jazz y fusión contemporáneo, a cargo de Gustavo Viera, Pedro Martínez Carlos, José Villamayor, Carlos Schvartzman y Kucky Rey, con la participación de Luis Salinas y su hijo Juan de la Argentina. Conducirá el evento, Kike Gamarra.

Las entradas estarán disponibles a través de la Red UTS.

Texto: Mónica Laneri

Fotos: Esteban Cabral