Arte en la Red.

IV Arte en la Red

Visitar una exposición es sinónimo a menudo de poner los pies en una galería y rodearte de obras de arte. Pero cuando esa galería no es física, ¿cómo la visitan? No respondan. Nosotros no buscamos resolver incógnitas ni dar lecciones artísticas, ampliamos las cuatro paredes de una muestra para que los artistas y los visitantes no estén aquí o allí, sino en todas partes. Es Arte en la Red

El reto no es crear arte, es compartirlo. Arte en la Red es un espacio virtual por el que pasan artistas de toda América Latina, con estilos y técnicas distintas con un eje en común: que sus creaciones no tengan límites. Y nosotros no se las ponemos.

Nuevos talentos que quieren darse a conocer buscan en esta galería su rincón. Pero como lo digital no está reñido con lo offline, una vez al año transformamos lo virtual en físico.  A través de Facebook e Instagram, el público elige qué artistas quiere que cambien los píxeles por los lienzos y cinco de ellos se cuelan en nuestra sala de exposición de Casa de América. Un jurado experto elige a los otros cinco y así, diez artistas noveles latinos embellecen nuestro jardín y nuestra sede de Madrid. Con la de este año, ya son cuatro ediciones ‘Arte en la Red. De virtual a exposición física‘.

María Romero Alves (Argentina) muestra a través del acrílico su visión sobre la inmigración, recordando la importancia del acrílico. Ítalo Contador (Chile) hace un guiño a los años 80 con su colección de drum machines, radios, televisores y juegos electrónicos. Tania S. Ortiz (España) no se conforma con retratar, quiere desgranar el alma con pinceladas. Alejandra Vita (Venezuela) sacude el movimiento pop y la estética kitsch con personajes urbanos de contrastes de matices y su fantasía asociada. Murdcicles (Colombia) utiliza el color como detonante para construir personajes sin memoria e instantes eternos. Lorenzo Lumeras (España) muestra lugares habitados únicamente por el tiempo en espacios de ausencia. Augusto Marcano (Venezuela) dispara sin balas con objetos cotidianos que coloca en medio de las autopistas y las calles más concurridas de Caracas. Carlos Blanco conquista con sus figuras cubistas, un diálogo entre realismo y abstracción. Juan Pablo Chipe (México-España) invita a jugar con una bota en la cabeza y dignifica objetos cotidianos a los que convierte en arte. Jesús Moreno ‘Yes’ nos hace viajar a los lugares dónde sus murales dejan huella.

La muestra puede verse en la sala Torres García y en el jardín Gabriel García Márquez de la Casa de América del 30 de septiembre al 28 de octubre de 2016. Después, continuará como siempre, en la órbita digital.