Leticia Giménez, en Castellano; y Arnaldo Casco, en Guaraní fueron ganadores. El certamen es organizado hace más de una década por el CCR El Cabildo y el Comité Olímpico Paraguayo.

Relatos que hablan del respeto al ambiente fueron premiados en Concurso de Cuentos

En la mañana del 25 de octubre se realizó la premiación del Concurso de Cuentos Cortos en Castellano y Guaraní, organizado por el Centro Cultural de la República El Cabildo y la Academia Olímpica Paraguaya desde hace más de una década. “Respeto” fue el tema del certamen dirigido a personas creativas comprendidas entre los 15 y 40 años.  Estuvieron presentes la directora general del CCR El Cabildo, Margarita Morselli; el presidente del Comité Olímpico Paraguayo, Camilo Pérez ;y Arturo Piccardo, presidente de la Academia Olímpica Paraguaya. El jurado de la Categoría Guaraní estuvo compuesto por Mauro Lugo y Georgina González. En Castellano, lo conformaron, Osvaldo González Real y Maribel Barreto. La fiscalización estuvo a cargo de la escribana Mariana Laterza.

_mg_7459

“Este es el concurso estrella de El Cabildo, es el más antiguo y hemos apostado a constituir un excelente jurado para nuestros dos idiomas oficiales: el español y el guaraní”, afirmó la directora del centro cultural del Congreso de la Nación. El presidente del Comité Olímpico Paraguayo manifestó sentirse orgulloso de que el concurso convocara a escribir cuentos en ambos idiomas. “Esperemos que aumente la cantidad de personas que compiten en guaraní”, agregó.

En representación del jurado, habló el escritor Osvaldo González Real y destacó la cantidad de participantes que se presentaron al concurso: “No fue fácil seleccionar a los diez finalistas y a partir de allí comenzar a otorgar premios y menciones. Somos conscientes de que no es fácil escribir un cuento cuando el tema es impuesto, además de que para escribir se requiere leer mucho, por todo eso el esfuerzo es aún mayor y debemos valorarlo”.

_mg_7478

Los ganadores

En la categoría Guaraní, el Primer Premio correspondió al cuento “ Te´y i   rembiasa” (Seudónimo:   i`auG) de Arnaldo Casco Villalba, el Segundo Premio correspondió a “Mboriahu  rembiasa” de Lilian Beatriz Aliente Orué (Seudónimo: Mbyju´i); en tanto que el Tercer Premio se adjudicó el cuento “Kuña  Ñemomba`eguasu”, de  Héctor Adrián Marín González (Seudónimo: Jaguareté ra`y).

En la categoría Castellano, el Primer premio correspondió al cuento “Khilu” (Seudónimo: Leimar) de Leticia Marianela Giménez Britos. El Segundo Premio se adjudicó el cuento “El niño que podía volar” (Seudónimo: Lupita Torres) de Luz Graciela Torres Ferreira. En tanto que el Tercer Premio fue otorgado al relato “El color de mi alma” (Seudónimo: La Princesa del desierto) de Heidy Elizabeth González Guerreño. Las Menciones de Honor fueron entregadas a los cuentos: “La sonrisa perdida” (Seudónimo: Libélula) de Kyra Natasha Thielmann Arbo; “El niño de papel” (Seudónimo: Niaras) de Claudia Álvarez y a “Las flores de jacaranda” (Seudónimo: Madame Ela) de Alicia Isabel López Cáceres.

_mg_7437

Los premios consistieron en 3.000.000 de guaraníes para el Primer Premio, y un pasaje a un país del Mercosur para el Segundo Premio, además de una colección de libros para ambos. La colección de libros también correspondió al tercer lugar, en cada una de las categorías.

Arnaldo Casco Villalba comentó que su lengua materna es el guaraní. Acerca de su cuento -el ganador del Primer Premio en la Categoría Guaraní- señaló que “habla de los indígenas y todo el respeto que nos enseñan, tanto hacia la naturaleza como hacia las demás personas”. Añadió que trabaja como encargado de comunicación en una Secretaría de Políticas Lingüísticas del Estado, en donde intenta implementar el bilingüismo en forma habitual.

Por su parte, la ganadora del primer Premio en la Categoría Castellano, Leticia Giménez explicó que la protagonista Khilu es una niña descendiente de guaraníes de quienes heredó el respeto al medio ambiente. Si bien la joven estudia la carrera de Bioquímica remarcó la necesidad que siente de escribir. “También es fuerte en mí la necesidad de leer”, puntualizó.