Año Colombia - Francia

Un año para celebrar una larga amistad entre Colombia y Francia

Una mañana de agosto de 1794 amanecen fijados en los principales lugares públicos de Santafé unos pasquines manuscritos, lo que alborota el cotarro. El virrey Ezpeleta, a revienta caballos, regresa de Guaduas. Se inicia de inmediato la investigación. Francisco Carrasco, un alcohólico jerezano de pésimos antecedentes, recuerda que hace ocho meses vio un papel sobre las leyes de la Asamblea de Francia y acusa a [Antonio] Nariño de ser su autor. Y aquí se inicia el drama. Como cabeza de proceso, todos sus bienes, incluyendo su preciosa biblioteca, le son embargados.

Eduardo Ruiz Martínez
Revista Credencial Historia (Bogotá, Colombia), edición 19, julio de 1991

El impacto del Enciclopedismo y de la Declaración de los Derechos del Hombre en los procesos de independencia en Latinoamérica es innegable. Varios habitantes de la Nueva Granada encontraron en estas sencillas pero revolucionarias y poderosas corrientes el respaldo ideológico y moral para justificar aún más la necesidad de impulsar un sistema político que asegurara la independencia y la autodeterminación. Desde entonces, los lazos entre Colombia y Francia han crecido y evolucionado, pasando de ser un intercambio de ideas revolucionarias que iban de mano en mano de manera soterrada, a concretarse en una intensiva agenda diplomática que incluye intercambios comerciales, de seguridad, políticos y culturales.

En materia musical, la influencia francesa en el desarrollo de la música ‘académica’ en Colombia ha sido determinante. Guillermo Uribe Holguín (1880- 1971) estudió en Francia entre 1907 y 1910 con Vincent D’Indy. Entre sus aportes a la música en Colombia están el haber sido director de la Academia Nacional de Música y haberla transformado en el Conservatorio Nacional, así como fundar la Orquesta Sinfónica de Colombia (disuelta en el 2002 y transformada en el 2003 en la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia) y haber compuesto 120 obras que incluyen desde canciones hasta piezas orquestales. En 1933, Uribe Holguín fue condecorado como Caballero de la Legión de Honor por el gobierno francés.

Cabe resaltar el paso de Antonio María Valencia (1902-1952) por la Schola Cantorum de París entre 1923 y 1929. Valencia, quien fundaría el Conservatorio de Cali (hoy Conservatorio Antonio María Valencia), también fue director del Conservatorio Nacional y uno de los más influyentes compositores colombianos del siglo XX. Luis Carlos Figueroa (n. 1923) estudió y trabajó en Francia entre 1950 y 1960, y Francisco Zumaqué (n. 1945) estudió en París con Nadia Boulanger, Michel Philipot y Anettte Dieudonné. A este listado de nombres ya reconocidos y establecidos debemos sumar los de generaciones siguientes de compositores e intérpretes, como el flautista Gaspar Hoyos, el percusionista Mario Sarmiento, la violista y violinista Lucía Peralta y los compositores Luis Rizo-Salom (1971- 2013), Juan Pablo Carreño (merecedor del Premio de Roma), Pedro García y Juan Camilo Hernández, entre muchos otros.

El Banco de la República ha mantenido desde hace varios años una estrecha colaboración tanto con la Embajada de Francia en Colombia como con las diferentes sedes de la Alianza Colombo-Francesa presentes en el país. Gracias a estas colaboraciones, el público colombiano ha podido conocer a varios artistas franceses, embajadores de una rica tradición musical que han transmitido no solo por medio de sus conciertos en diferentes ciudades, sino también a través de talleres y clases magistrales que favorecen a jóvenes estudiantes, para quienes estos encuentros se convierten en experiencias valiosas e inolvidables.

Entre los artistas que el público del Banco de la República ha podido apreciar gracias a esta colaboración, vale la pena destacar los cuartetos Diotima, Parisii y Zaïde; los pianistas Jean-Efflam Bavouzet, Alexandre Tharaud, Lise de la Salle, Claire-Marie Le Guay, Pascal Rogé, Cédric Tiberghien y Hugues Leclère; los violinistas Pierre Amoyal y Régis Pasquier; los ensambles de música antigua Gli Incogniti, Ars Antiqua de Paris, Diabolus in Musica, Gilles Binchois, Discantus, Correspondances, Alla Francesca y Jacques Moderne; los organistas Pascal Marsault, Michel Bouvard y Thierry Escaich; los guitarristas Eric Franceries, Judicaël Perroy, Jérémy Jouve y Gabriel Bianco; el trío de jazz de Anne Pacéo, y diversos instrumentistas, como Paul Meyer (clarinete), Pascal Contet (acordeón), Emmanuel Ceysson (arpa) y Eric Aubier y Clément Saunier (trompeta).

El Año Colombia-Francia 2017 es una celebración de la estrecha relación entre dos países. A través de diferentes entidades tanto en Francia como en Colombia, ambas naciones se encargarán de mostrar la cultura de la otra. El Banco de la República se une a este encuentro con una programación que incluye conciertos, exposiciones y conferencias. Los conciertos de la oboísta Céline Moinet en Bucaramanga, Bogotá y Cúcuta el próximo 17, 19 y 20 de febrero respectivamente, permitirán apreciar un rico repertorio de compositores franceses, como Debussy, Fauré, Saint-Saëns y Poulenc, inventores de avenidas estéticas novedosas que, en su momento, ampliaron la paleta de colores disponible en la creación musical.

Esperamos que disfruten no solo de este concierto, sino de toda la programación del Año Colombia-Francia 2017. ¡Bienvenidos!

Consulte la programación musical del Banco de la República en el marco del Año Colombia-Francia 2017 >>