america

El talento de regiones en Centro Cultural Estación Mapocho

La entidad se ha caracterizado por otorgar un fuerte apoyo a artistas provenientes de diferentes latitudes del país. Marcando así, un rol descentralizador desde su fundación.

“Este es un espacio de alcance nacional, donde las manifestaciones regionales tienen su cabida preferencial (…) para que aquí tengan una plataforma que les permita darse a conocer, por las comodidades que tiene la capital para ellos”. Palabras de Arturo Navarro, director ejecutivo del Centro Cultural Estación Mapocho, durante una ceremonia oficial en enero.

Política que marca un trabajo que supera las dos décadas y que abarca desde actividades netamente ligadas al quehacer cultural, hasta encuentros de gran público (como la pasada 6° Bienal de Diseño) donde expositores y organizaciones provenientes de regiones pueden exhibir sus proyectos en Santiago.

“Las galerías de acá son una de las mejores para exponer en Chile y el mejor lugar donde yo he presentado mi trabajo, entonces eso ayuda a posicionarte como artista, te ayuda a que te vean tus pares de otra forma”, comenta sobre su experiencia en CCEM el fotógrafo Cristián Ochoa.

Valdiviano de nacimiento, antofagastino de profesión, es uno de los artistas seleccionados de un proceso de convocatoria pública, que cada año elabora la entidad. Son cientos los proyectos que llegan de todo el país. Su documental “El show debe continuar” (sobre la intimidad de un humilde circo transformista del norte grande) fue uno de ellos.

1000

“Aprendí de calidad, de montaje y cómo funcionan los espacios grandes. Uno por lo general está acostumbrado a difundir, armar e instalar todo, pero acá hay un circuito que permite que el artista se sienta tranquilo con su trabajo”, agrega.

Visibilizando el trabajo en regiones

“Hay que reforzar lo mejor de nuestras regiones”. Es uno de los conceptos básicos que recuerda Arturo Navarro, sobre el rol descentralizador que a comienzos de los noventas el Estado le encomendó al naciente centro cultural. Línea de acción que se fortalecería a través de los años.

Mabel Ruiz, una de las integrantes del colectivo Pewma – radicado en Temuco – recuerda su paso por CCEM. “Fue una buena experiencia haber podido llegar. Buena disposición de todos, en la parte del montaje sobre todo. Es súper importante, fue una gran oportunidad que gente de Santiago haya tenido la posibilidad de conocer nuestro trabajo”. Comenta tras su experiencia con “Fronterizas”, fotografía de género presentada en la Sala Joaquín Edwards Bello.

Fronterizas 1

Opinión que comparte Gonzalo Castro Colimil, autor de “Escarbar”, montaje multimedia dirigido a romper mitos históricos sobre el pueblo mapuche. “Siendo una de mis fijaciones visibilizar lo que sucede en el Wallmapu, Centro Cultural Estación Mapocho, fue una tremenda vitrina no tan solo por el espacio expositivo, sino también porque contribuyó a generar audiencia a través de prensa. Por ende, fue una tremenda ayuda para el objetivo”

Esfuerzo que beneficia a artist
as y pequeños emprendedores que aprovechan ferias y muestras de gran público para dar a conocer sus productos en la capital, el encuentro Másdeco Market es un buen ejemplo de aquello con decenas de expositores. Pero no es todo.

Incluso proyectos relacionados al séptimo arte han contado con el patrocinio y/o auspicio de la institución. Tal fue el caso de las jornadas Cielos del Infinito, originadas en Magallanes y replicadas en la capital; o la versión santiaguina del Festival Internacional de Cine de Lebu, que por quinto año es patrocinada por CCEM.

Política de trabajo que continuará aquella dirección durante el 2017. Al igual que hace más de dos décadas.