MUCI-STRI1

Entre pasado y presente

El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés) en Panamá –es la única dependencia de la Institución Smithsonian situada fuera del territorio de Estados Unidos– dedicada al conocimiento de la diversidad biológica de los trópicos, teniendo a Panamá como centro vital de su labor.

MUCI-STRI

El visitante del Museo del Canal aprovechó en pocos minutos recorrer la exhibición de paneles y  se pudo entender cómo ocurrió en Panamá un complejo proceso evolutivo, de impacto en resto del mundo. Estas situaciones desencadenaron el surgimiento y formación de un territorio de peculiar geografía, exuberante flora y exóticos animales.

El Istmo desde épocas remotas fue puente para flora y fauna del norte y sur de América y pobladores cruzar por tierra firme. El pasado prehispánico se enriqueció con culturas diferentes e influyentes en las concepciones de pueblos originarios.

MUCI-STRI2La exhibición del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) hacía énfasis -como parte del programa de concienciación social- en los procesos de reforestación y conservación del agua y también preservar animales en peligro de extinción; la siembra de 150,000 árboles en áreas degradadas de la Cuenca del Canal, buscan mejorar la calidad del suelo y mantener nuestros recursos hídricos. Buenos bosques aumentan la cantidad de animales y floras y por supuesto resultan “zonas de amortiguamiento”. La reforestación fue lograda con especies nativas de amarillo (Terminalia amazonia) y cocobolo (Tectona grandis).

Los anfibios de Panamá, -uno de los territorios más ricos por diversidad biológica-, están  muy atacados por hongos y se estudia cómo combatir y reproducir a dichas especies; la rana dorada (Atelopus zeteki) inspiración para nuestras poblaciones originarias recrearlas en una deslumbrante orfebrería, es un objetivo a conquistar próximamente. El jaguar y el oso perezoso –otras especies en extinción- poco a poco disminuyen en número también y por tanto, STRI busca concienciar a nuestra población a través de distintos programas.

Esta exhibición temporal reseñó cómo influyó el surgimiento del Istmo al intercambio biológico, en las corrientes marinas, cambios de clima y evoluciMUCI-STRI1ón de especies marinas en ambos océanos.

Los fósiles destacan por su interesante potencial para muchos investigadores; aunque no existen hoy estas especies originaron a nuevas, descendientes de aquellos seres inexistentes en la actualidad. Un pez de dos metros vivió 5-7 millones de años y semillas fosilizadas con 20 millones de años relacionadas a plantas de Sur América son testimonios del rico intercambio biótico de otros tiempos. El corte Culebra fue una zona rica por los yacimientos fósiles en especial de maderas -árboles petrificados- y sepultadas por intempestiva erupción volcánica hace millones de años.

La Ampliación del Canal, ayudó al rescate de elementos culturales, animales y plantas fosilizadas, una tarea que ocurrió con gran paciencia por paleontólogos y arqueólogos de todas partes del mundo. Se evidenció cómo fue la vida en Panamá y regiones aledañas, además conocer de temperatura y salinidad del agua, estacionalidad de los océanos, migraciones y asentamientos humanos, climas e inclusive, cómo surgió la agricultura, un suceso trascendental para la vida de nuestros primeros pobladores.