protesis portada

La fotografía protagoniza último ciclo de exposiciones en Centro Cultural Estación Mapocho

Desde el 16 de noviembre hasta el 30 de diciembre, se podrán visitar dos nuevas exhibiciones en la Galería Bicentenario y la Sala Lily Garafulic del Centro Cultural Estación Mapocho. La entrada es liberada. 

Por Marcela Monje M.

“Anonimata” de Paula García y “Prótesis, devenir de la rutina” de Javier Pino y Erick Faúndez,  llegan a cerrar un exitoso año de exposiciones. Ambas muestras se presentarán oficialmente en el marco de la celebración de Museos de Medianoche, evento que reúne a más de 100 espacios culturales de todo Chile una vez al año de manera gratuita.

Anonimata

Invisibilización  de la mujer y feminismo son los tópicos que abarca la exhibición de Paula García. A través de la fotografía de telas antiguas que rememoran los fondos de las antiguas pinturas de retrato de príncipes o grandes reyes, “Anonimata” evidencia el destierro, la indiferencia y la desafectación que han sufrido las mujeres artistas.

Anonimata 1

La exposición se percibe como una metáfora del ocultamiento de las mujeres en la historia del arte. Según comenta la artista, su obra “es una serie de fotografías digitales que habla acerca de la invisibilización de las mujeres en el mundo del arte. Simboliza como las mujeres artistas han estado siempre tras bambalinas”.

Esta exhibición se alza como un intento de reivindicar el aporte en las artes y en la historia en sí. Las imágenes rescatan justamente lo que nadie mira: el detalle del decorado. Ponen como protagonistas a estos géneros, que a su vez, simbolizan al género olvidado: las mujeres. La muestra invita a valorar el trabajo realizado por artistas que la historia se ha empecinado en ocultar.

Prótesis, devenir de una rutina

La perpetuidad de la imagen fúnebre se ve revelada en “Prótesis, devenir de la rutina”, una coautoría de los artistas Erick Faúndez y Javier Pino, curada por Soledad Aguirre.

Protesis 1

En esta exposición se investiga la relación de la imagen con el rito funerario en las sepulturas del Cementerio General de Santiago de Chile. El proyecto se articula desde la concepción del archivo de memoria visual que es el cementerio, en el que la fotografía se convierte en el contenedor de lo ausente, evocando la presencia y huella del difunto.

Según comenta Erick Faúndez, su trabajo busca “abordar la problemática de la perpetuidad a través de la imagen como una especie de ruina que nosotros resignificamos”. Además, afirma que los “objetos responden a una lógica que perpetúa el recuerdo y la religión  que rige un poco la sociedad chilena”.

La muestra consta de objetos y fotografías de recortes anónimos que representan la identidad de los que ya no existen, un duplicado de aquello que ya no vive más en la temporalidad predominante.

Es así como estas imágenes se suplantan como prótesis artificiales de la ausencia corpórea del difunto, transformándose en composiciones monumentales que en su conjunto nos relatan la historia de un lugar, un pasado y una memoria.

Ambos trabajos pueden ser visitados hasta el 30 de diciembre de martes a domingo entre las 11:00 y 20:00 horas. El lanzamiento efectuará el 16 de noviembre, en el marco de Museos de Medianoche desde las 18.00 horas. La entrada es liberada.