Ciclos con la Colección del Mambo

El Museo de Arte Moderno de Bogotá inaugura un espacio permanente denominado Ciclos con la Colección del Museo. En él se ofrecen curadurías que tienen el propósito de exhibir su gran Colección con diferentes guiones, para que el público pueda conocer el gran acervo que posee el Museo.

Iniciamos con la exposición de Todos somos voyeristas, videos e instalaciones  sobre el arte de mirar.

Ese impulso de mirar, triunfo del barroco, se convierte en el deseo exacerbado de devorar imágenes. Somos iconófilos o hijos de la imagen, somos espectadores que nos acercamos al arte para  producir acciones como observar con detalle, hurgar la obra, establecer diferentes lecturas, alcanzar una experiencia estética y sensible dando rienda suelta al voyeur que llevamos dentro.

Igualmente, el artista es un voyeur por naturaleza, ejemplo máximo es Marcel Duchamp con Etant Donnés obra legada por el artista al Museo de Arte de Filadelfia, con instrucciones precisas de mostrarla al público después de su muerte. La obra es una puerta con un agujero que lleva al público a espiar, inferir y suponer qué hay detrás de este portón. La intención del artista fue que el público se  acercara y  observa a ese ser andrógino desnudo  con las piernas abiertas y sosteniendo una lámpara. Obra aún por resolver, sigue siendo enigmática y especial para los inquietos  voyeurs.

Hoy, los artistas  investigan, indagan en sus arqueologías personales, realizan trabajos de campo y se expresan de muchas maneras,  instalaciones, vídeos y  performances, por citar algunos medios. El espectador aprovecha estos contextos que le permiten ir más allá de la observación, son obras que  exigen y demandan agudizar la percepción para activar la obra.